Sumergirse en la vida nómada no es solo un cambio de ubicación, es un cambio de perspectiva, una invitación a la libertad y la exploración constante. Para Helen y Blas, la decisión de adoptar este estilo de vida fue una respuesta a la búsqueda de significado y autenticidad en un mundo convencionalmente estructurado.

La historia de esta pareja de viajeros es un testimonio de cómo los caminos de la vida pueden llevarte a lugares inesperados. “Fui empleado bancario durante 7 años, lo cual no era lo que quería a largo plazo”, comparte Blas. “Luego de unos años, descubrí por redes sociales la #VanLife y todo comenzó a tener sentido”. Por otro lado, Helen no planeaba inicialmente unirse a la vida nómade. “La decisión de llevar un estilo de vida nómade en motorhome no estaba en mis planes”, confiesa. “Viajé como mochilera durante un año y quedé muy enamorada de la sensación de libertad que te da manejar tus propios tiempos, ir adonde quieras en el momento que quieras”.

Desafíos y Aprendizajes en el Camino

Viajar constantemente presenta desafíos únicos, desde la convivencia en espacios reducidos hasta la gestión de la conexión a Internet. Blas señala: “La convivencia y la conexión a internet son aspectos cruciales en nuestra vida nómade. Son pocos metros cuadrados en los cuales tenemos que hacer todo juntos”. Por otro lado, para Helen, el mayor desafío radica en la capacidad de enfrentar juntos cada obstáculo. “Cada día que pasa nos vamos conociendo más a nivel personal y también al otro”, reflexiona. “Entonces creo que conocerse o darse el lugar para conocerse es fundamental”.

Sorpresas y Lecciones de la Naturaleza 

A lo largo de sus viajes, Helen y Blas han sido testigos de la belleza incomparable de la naturaleza y la capacidad de adaptación del ser humano. “Durante los viajes, lo que más me sorprende es la naturaleza”, afirma Helen. “Sus colores, su perfección, su inmensidad”. Blas se sorprende en cada viaje con la capacidad que tiene el ser humano de re-inventarse. “Salir de una situación y meterse en otra”.

Financiando el Sueño Nómade

Sustentar una vida nómade requiere creatividad y dedicación. Blas encuentra su sustento en una variedad de trabajos, desde gestión de redes sociales hasta fotografía freelance. Por su parte, Helen combina su pasión por el vinyasa yoga con la enseñanza on line. “Nuestra vida nómada la financiamos con mucha tecnología”, explica Helen. “Y más allá de que sea la manera de sustentar mi economía, mi trabajo también es una manera de generar conciencia”. Además ambos trabajan en conjunto con marcas, alineadas a sus valores y propósitos.

Destinos Favoritos y Consejos para Futuros Nómades

Aunque tienen muchos kilómetros por recorrer, Helen y Blas tienen destinos favoritos que han dejado una marca indeleble en sus corazones. “Mi destino favorito es el sur”, comparte Helen. “La Patagonia tiene mi corazón desde que soy niña”. Blas asegura que uno de sus destinos preferidos hasta el momento es Playa de Pilolcura en Valdivia-Chile. “No solo por el lugar que es increíble, sino que es muy tranquilo, ubicado en la ladera del pueblo de Pilolcura está la costa extensa donde es el lugar perfecto para vivir la experiencia en motorhome”. 

Para aquellos que consideran comenzar una vida nómada, Blas ofrece un consejo sincero: “Primero, saber que no todos están preparados para este estilo de vida. Una vida nomade es despojarse, no solo de lo material, sino también salir de nuestra antigua piel y conocernos de verdad. Vivir así también tiene un costo, dejar atrás la familia y los amigos para vivir la vida que queres”. Para Helen comenzar con este estilo de vida implica animarse a dejar el miedo atrás y confiar en los recursos que cada uno tiene, saliéndose de la estructura social impuesta. 

Entre anécdotas de viaje, desde aventuras en rutas angostas hasta llegar a playas paradisíacas, Helen y Blas comparten la esencia de su vida nómade: una búsqueda constante de aventuras, aprendizajes y conexiones genuinas.

La vida nómada no es solo un destino, es un viaje lleno de descubrimientos, desafíos y momentos inolvidables. Helen y Blas son un recordatorio inspirador de que la verdadera riqueza se encuentra en las experiencias compartidas y en la valentía de seguir tu propio camino, sin importar hacia dónde te lleve.

Gracias Helen y Blas por ¡compartirnos esta linda historia! Queridos lectores, estén atentos porque más historias están por venir, queremos mostrarles distintas personalidades con un mismo ADN.